La boda viajera de Ash&Judit

Buenos días,

Después de un parón por motivos laborales, volvemos con una crónica de boda real, contada por la propia novia, una boda viajera handmade, con toques anglosajones, así pues os dejo con la protagonista, Judit.

“Ash y yo sabíamos que queríamos una boda pequeña con nuestros familiares y más allegados. Nuestra boda no fue fácil de organizar. Yo me mudé a Inglaterra hace 6 años donde nos conocimos y organizamos todo desde allí relegando cosas a mi familia y organizando citas para cuando volvamos a España de vacaciones.
Fue una decisión difícil pero termine comprando mi vestido en Inglaterra, en una marca llamada White Rose. El traje de Ashley era de Ben Sherman.

Las flores del ramo y la decoracion de la iglesia la llevo a cabo el taller de arte floral de Ávila. La ceremonia comenzó a las 19hrs en la parroquia Nuestra señora de la asunción.

Los zapatos de Rachel Simpson.

La música es muy importante para nosotros y no queríamos tener las tradicionales canciones, nuestro cura el padre nacho fue muy flexible y nos permitió adaptar la ceremonia a nuestros gustos. Mientras los invitados esperaban sonaban canciones modernas como Yellow, Chandelier, Whatever, Love me like you do…en versión celo y violín lo que hizo que muchos de los invitados se sorprendes en al reconocer las canciones.

1029

1031

1142

  Ash era reticente ya que en Inglaterra (de donde es él) no es traición que el novio camine hacia el altar con la madrina. Le convencí y con la versión en celo y violín de “Take me to church” llego al lata donde me esperó con la madrina (mi hermana) y el padrino (su mejor amigo, siguiendo la tradición inglesa).

30 de nuestros invitados venían de Inglaterra a¡sí que teníamos que intentar que se enterasen de lo que estaba pasando! Por eso hicimos unos libretos con las lecturas y las distintas partes de la ceremonia.

Entre en la iglesia con el canon de Pachelbel del brazo de mi padre. Como Ash es Anglicano nuestra ceremonia fue corta sin la parte de la confirmación. Conmigo los pajes y damas (sobrinos y primos de 2 a 6 años). Usamos Ave Maria de Beyoncé para las arras y Alegría del Circo del sol para las firmas. Las dos lecturas las hicimos en español y en inglés y al decir los votos Ash los dijo en español y yo en inglés.  Un momento muy emotivo para nosotros.

La celebración la realizamos en La quinta de San Antonio en Velilla. Mientras que los invitados llegaban al restaurante en un autobús de la compañía Blanco, nosotros nos hacíamos fotos con David Morales fotógrafo en un pinar cercano al lugar de la celebración.
En la celebración David Setien y Aire photography hacían fotos de los invitados.

                     

La decoración  de la boda era viajera ya que a ambos nos apasiona viajar y conocer otras culturas y estábamos a punto de embarcarnos en nuestro mayor viaje (un año alrededor del mundo).

Durante 1 hora disfrutamos de un cocktail y para cenar tuvimos un entrante de timbal de salmón, seguido de ternera en salsa de trufa con espárragos verdes y patatas panaderas, de postre mousse de chocolate. No somos grandes amantes de las tartas así que después de buscar muchísimo encontramos la alternativa perfecta, una tarta compuesta por quesos de diferentes países que después se serviría con panes y mermeladas.

Otra tradición inglesa es que el padre de la novia, el padrino y el novio hagan un discurso. El discurso de mi padre fue muy emocionante, contó muchas cosas de mi que mucha gente no sabia y me hizo darme cuenta de lo privilegiada que soy de tener un padre como el. El discurso del padrino fue kuy gracioso, hablando de Ash y de como se conocieron (son amigos desde hace 25 años) y finalmente el discurso de mi marido en el que me elogiaba y me decía lo mucho que me quería….nos dejó a todos llorando como magdalenas. Finalmente nuestro primer baile “Yours de Ella Henderson”.”

1765

1716

1967

Espero que os haya gustado su crónica, su experiencia a la hora de organizar una boda tan diferente y sus ideas para la temática viajera tanto como a mí!!

Gracias Judit y Asjley por compartir en mi blog vuestra crónica!!

 By Issa

Fotógrafos: David Morales (Madrid)

Fotografos_de_boda_almeria_0001

La boda íntima de Paco y Eva en Villa Árabe, Roquetas de Mar

Cuando veáis ésta boda íntima vais a morir de amor, tanto como lo hice yo. Para los que sois de Almería si buscáis una finca especial que os teletransporte a Taj Mahal, o simplemente como dice Germán al mundo de Aladdin y Jasmin, la Villa Árabe situada en Roquetas de Mar, cumple con esas premisas.

Paco y Eva son unos novios naturales y muy divertidos que decidieron hacer una boda íntima en la Villa Árabe, quizás por ello no sabría describir exactamente el estilo de la boda, pues la finca tiene cierta mezcla de culturas;  tiene ese punto árabe,  un aire hindú en la  decoración y detalles que enamora a simple vista. Ellos decidieron que el dress code fuera blanco puro, porque deseaban una boda ibicenca, consiguiendo una boda única y especial donde disfrutaron muchísimo tal y como transmiten las exquisitas fotos de Germán&Vero.

No me puede gustar más  ver bodas donde además de celebrar la unión y el amor, las parejas disfrutan con los invitados al máximo, lo que daría por acabar dentro de  una piscina en una boda….

Fotografos_de_boda_almeria_0001

Fotografos_de_boda_almeria_0002

Fotografos_de_boda_almeria_0003

Fotografos_de_boda_almeria_0004

Fotografos_de_boda_almeria_0005

Fotografos_de_boda_almeria_0006

Fotografos_de_boda_almeria_0007

Fotografos_de_boda_almeria_0008

Fotografos_de_boda_almeria_0009

Fotografos_de_boda_almeria_0010

Fotografos_de_boda_almeria_0011

Fotografos_de_boda_almeria_0012

Fotografos_de_boda_almeria_0013

Fotografos_de_boda_almeria_0014

Fotografos_de_boda_almeria_0015

Fotografos_de_boda_almeria_0016

Fotografos_de_boda_almeria_0017

Fotografos_de_boda_almeria_0018

Fotografos_de_boda_almeria_0019

Fotografos_de_boda_almeria_0020

Fotografos_de_boda_almeria_0021

Fotografos_de_boda_almeria_0022

Fotografos_de_boda_almeria_0023

Fotografos_de_boda_almeria_0024

Fotografos_de_boda_almeria_0025

Fotografos_de_boda_almeria_0026

Fotografos_de_boda_almeria_0027

Fotografos_de_boda_almeria_0028

Fotografos_de_boda_almeria_0029

Fotografos_de_boda_almeria_0030

Fotografos_de_boda_almeria_0031

Fotografos_de_boda_almeria_0032

Fotografos_de_boda_almeria_0033

Fotografos_de_boda_almeria_0034

Fotografos_de_boda_almeria_0035

Fotografos_de_boda_almeria_0036

Fotografos_de_boda_almeria_0037

Fotografos_de_boda_almeria_0038

Fotografos_de_boda_almeria_0039

Fotografos_de_boda_almeria_0040

Fotografos_de_boda_almeria_0041

Fotografos_de_boda_almeria_0042

Fotografos_de_boda_almeria_0043

Fotografos_de_boda_almeria_0044

Fotografos_de_boda_almeria_0045

Fotografos_de_boda_almeria_0046

Fotografos_de_boda_almeria_0047

Fotografos_de_boda_almeria_0048

Fotografos_de_boda_almeria_0049

Fotografos_de_boda_almeria_0050

La diversión fue tal que ni el novio se pudo resistir a caer a la piscina. ¡¡Vivan las bodas íntimas, vivan las bodas guais!!!

Si te ha gustado, ¿por qué no la compartes?

Un porta alianzas rústico

Decoración para una boda al aire libre, estilo rústico

Buenos días,

Muchas sabéis que tengo la espinita de una boda rústica al aire libre, pero por localización y no desplazar  a los invitados tuve que renunciar a ella. Si me volviera a casar haría una boda similar a la de Andrea contado aquí, pocos invitados, una casa rural para nosotros solos, con un entorno idílico.

No me pueden gustan más las bodas rústicas, con elementos naturales, eso sí, de mi color no iba a renunciar en la decoración;  hortensias blancas, paniculata blanca o morada y lisianthus lilas, incluso lavanda  jajaja ;-)

Una boda al aire libre, con detalles por cada rincón…troncos, rodajas de troncos, corazones de madera, escaleras, escritorios antiguos, damajuanas llenas de paniculata, un sin fín de ideas, por mi parte os dejo con mis favoritas. Fotos vía Pinterest.

 

Foto vía Manel Yaiza

Foto vía Manel Yaiza.

Un entornno idílico

Un entornno idílico

Damajuanas para los rincones más especiales

Damajuanas para los rincones más especiales

Cestas de madera

Cestas de madera

Señales, para que nadie se pierda

Señales, para que nadie se pierda

Rincones, centros de mesa, barriles, arpillera, tul, puntilla, luces, y …..¡ qué vivan los novios!

Los detalles

Los detalles

 

Hortensias blancas

Hortensias blancas

Hay que pensar en todo, y en estos lugares…hay mosquitos….

 

 Centros y centros handmade de paniculata

Letras luminosas

Letras luminosas

Espero que os haya gustado, y os inspire tanto como a mí para crear otra de las bodas que tengo como WP este verano, con ella me quitare mi espinita.

By Issa

La boda de Andrea y Héctor, una boda de cuento

Buenos días,

Hoy os traigo otra boda real, esta vez viene de la mano de  Andrea, una chica súper amable, dulce y dispuesta. Sin lugar a dudas si me volviera a casar, elegiría un entorno  como el suyo, sus fotos sin lugar a dudas me evaden un sentimiento de boda de cuento, donde el príncipe te espera en el bosque encantado…

Andrea eligió un vestido precioso de St. Pactrick, modelo Hanball colección 2014.

Zapatos: Zara

t30_40452

Su fotógrafo fue Manel Yaiza, que ha realizado un trabajo exquisito y precioso, fotos de las que a mí me gustan, naturales, y con unos novios guapísimos.

La boda civil y celebración fue  en La Vinyassa, Arbúcies – Girona
Cátering: Hostal nou, restaurante (Arbúcies – Girona).
La decoración corrió por cuenta de ella, todo handmade, ya que como dice ella; ” con un poco de maña y cariño, se puede hacer un bodorrio sin gastar mucho”.
Su boda se celebró el pasado 6 de septiembre, el día anterior Andrea con algunos familiares fueron a montar toda la decoración handmade, ellos querían una boda diferente, de la que todo el mundo se acordara, de la que todo el mundo disfrutara, y ¡así fue!.
Fotos by Manel Yaiza

Fotos by Manel Yaiza

 Os dejo con Andrea, que ella os lo contará mejor:
Sinceramente, el día de mi boda fue el mejor día de mi vida, desde que conocí a Hèctor, mi ya marido. Pero toda boda tiene su “no sé qué”, su historia que contar, con sus preparativos, sus nervios, sus anécdotas. Así pues, allí voy con la mía.
Todas las expectativas de tener una boda de diez se esfumaban con los primeros truenos y gotas ¡empezó a caer el diluvio universal! Y en medio de esa lluvia, el catering sin poder montar las mesas para el día siguiente….
Por suerte, la lluvia cesó después de una hora y media sin tregua. Fue entonces cuando, los novios, aprovechamos para ir a comprar comida para el fin de semana. Nos cargamos de pizzas, patatas, refrescos y algo para el desayuno como cereales, pan, magdalenas, leche y zumo, ¡teníamos que alimentarnos bien para el día que nos esperaba! Y así, cargados como si no hubiera mañana, volvimos a la que yo llamaba “la casita de Blancanieves”.
A la mañana siguiente  mi cuñado dedicándonos palabras bonitas en las redes sociales, mi cuñada en la casa de al lado sin poder dormir y hablando conmigo por Whatsapp y, yo, mirando por la ventana preocupada por si llovía. Ya estaba con las emociones a flor de piel de buena mañana. Después de desayunar con la mayoría de los familiares a eso de las 9 las chicas y yo, nos pusimos manos a la obra y, empezamos a montar los centros de mesas y colocándolos en su sitio; movimos algunas sillas para que cuadraran perfectamente y, montamos también el rincón de las firmas, con algunas flores, cajas de madera y velas perfumadas.Sin darnos cuenta, ¡ya habían pasado como dos horas! Eran prácticamente las once de la mañana y ¡la ceremonia todavía sin montar! Corriendo para un lado, corriendo para el otro, banco para arriba y banco para abajo.- Diego, ¿puedes traer la caja de flores?Todos colaborando en cualquier detalle. Empezamos a colocar los tarros en los bancos, decorándolos con florecillas azules; mi mejor amiga y mi suegra, inventando una manera para que los conos con los pétalos de rosas, aguantaran en la bandeja sin caerse. Los dueños de la casa barriendo todo el suelo con el rastrillo, para quitar las hojas que había dejado la tormenta del día anterior y dejarlo todo perfecto. Estábamos tan involucrados en la decoración que no nos dábamos cuenta que el tiempo corría y, no a nuestro favor precisamente…
Decoración Handmade, porAndrea

De repente, y mientras seguíamos decorando el altar:

– Andrea, ¿a qué hora tenían que venir a peinarte y maquillarte?

– Sobre las doce, ¿por qué?

– Son las doce y cuarto

Mi suegra, tan perspicaz como siempre, recordándome la hora para poder arreglarme con tiempo pero ¡ya era tarde! Cuando miré mi móvil y me dí cuenta de la hora que era, ¡casi me da algo! Pero fue peor cuando, me fijé que tenía dos llamadas perdidas de mi estilista y una de mi fotógrafo; empecé a ponerme muy nerviosa porque nos habíamos entretenido mucho en los centros de mesa y, aún faltaban cosas por decorar como el rincón de los recuerdos, los nombres en las mesas, colocar el vinilo para las firmas y, lo más importante, ¡ducharme y depilarme!

Antes de subir a arreglarme, mientras me dirigía a mi habitación, recibí a más invitados, que llegaban sorprendidos por todo el revuelo de la gente decorando. ¡No sabían que estaba pasando! Se lo expliqué rápido y, enseguida, se pusieron manos a la obra para ayudar con la comida. ¡Todos participando como si la boda fuera el último acontecimiento del año! Era increíble.

Una vez acabada de duchar y de depilarme a toda prisa, me arrepentí mucho de no haber adelantado algo la noche anterior, porqué en ese momento estaba atacada de los nervios por la hora que era, pero, a pesar de haber empezado a arreglarme a la una, en vez de a las doce como estaba previsto, íbamos bien de tiempo gracias a la ayudante que trajo Diana y, eso, me ayudó a relajarme y poder comer algo, aunque fuera entre rulo y rulo.

Al poco tiempo de empezar a maquillarme, llegó mi fotógrafo, y lo primero que me dijo fue: “¡ya ha llegado el día! ¿nerviosa?” Manel, no solo es un estupendo fotógrafo, sino una gran persona y un “tío muy enrollado” con el que te ríes sí o sí. Me decía “ahora vengo” y volvía después de diez minutos, chorreando en sudor, tras haber hecho unas fotos. Me dedicaba unos cuantos disparos y se volvía a ir a ver al novio, a los invitados, a fotografiar la ceremonia, los detalles. Me alegré mucho de haberlo escogido a él para relatar mi historia.

Y así, sin darme cuenta, pasaba el tiempo volando. La gente no paraba de entrar a la habitación, me decían que estaba muy guapa.

Cuando mi madre ya estaba vestida y el novio estaba a punto de caminar hacia el altar, viví uno de los mejores momentos de una novia el día de su boda: ¡hora de ponerse el vestido! Con mucho cuidado de no ensuciarlo y con mi hermano mirándome, contento por el día que nos esperaba, mi madre me subió la cremallera y dijo. ¡ya está! Las palabras mágicas que en realidad significaban “llegó la hora”. Fue, en ese momento, cuando los nervios volvieron: todo mi cuerpo estaba temblando, tenía mariposillas en el estómago, la calor no nos daba ni un pequeño respiro.. Sin embargo, en esos momentos, siempre aparece la persona que te rescata; en mi caso fue mi padre: esa persona que, con unas coca-colas en mano, quiso brindar por ese momento tan íntimo antes de convertirme en una mujer casada. Y así fue como, mi madre, mi hermano, mi padre y yo, brindamos juntos por la nueva vida que me esperaba y porque estuviera llena de esa felicidad que siempre había demostrado junto a Hèctor. Uno de los momentos más divertidos y que recordaré con mucho cariño.

Días antes, imaginé mi camino envuelta en un mar de lágrimas, porqué cuando la escuchaba en casa, me emocionaba sin remediar echar alguna lagrimilla; sin embargo, en ese momento, estaba tan nerviosa, que no pensaba en otra cosa que en sentarme al lado de él y que me cogiera de la mano para tranquilizarme.

Tras haber pasado la ceremonia y, disfrutar de la sesión de fotos y algún aperitivo que otro, comenzó a nublarse como el día anterior. Al poco rato, escuchamos unos cuantos truenos. Mi cuñado, me intentaba tranquilizar diciéndome que eran las fiestas del pueblo y eran petardos pero, dentro de la inocencia de esas palabras, yo sabía que estaba a punto de caer, de nuevo, otro diluvio; el calor sofocante que tuvimos durante todo el día, era un aviso de lo que se avecinaba. No tardó ni dos segundos desde que mi cuñado me dijera que no llovería, que empezaron a caer las primeras gotas. La gente empezó a resguardarse debajo del porche, el catering movió las mesas para que pudiéramos seguir con el aperitivo y, en un cerrar y abrir de ojos, ¡comenzó a granizar! No podía creerlo.. Parece que alguien allí arriba nos quería mucho y, nos había concedido una mañana tranquila pero, sin poder retener más esas nubes negras, tenía que dejar que el día continuara tal y como estaba previsto: con tormenta.

No duró mucho y, así como el día anterior, fue cuestión de hora y media que cesara, el tiempo justo como para entrar al salón a disfrutar de la cena y del fresquito que había dejado la lluvia. Realmente, agradecí el clima, porque puedo decir que el día de mi boda fue mágico en todos los sentidos, disfrutando tanto del sol como el romanticismo de una tormenta de verano ¡Fue un día completo!

Al rato, estábamos ya cenando, disfrutando de cada plato, así como el postre y el pastel. Hubo momentos muy emotivos después de cenar, como la entrega de regalos a los padres, mi tío y los hermanos. También regalamos mi ramo a la única soltera de la boda, mi prima. Uno de los momentos más emotivos, fue cuando le dediqué una canción a Hèctor; no era precisamente una canción de amor, pero sabía que él se emocionaba mucho con ella. No pude terminarla por los nervios pero, solo con que él estuviera a mi lado en ese momento y, el abrazo que me regaló después, hizo darme cuenta que mereció la pena dedicarle ese momento y que, volvería a repetirlo sin dudar.

Llegó el baile de los novios, con la canción de “A thousand years” de Christina Perri cantada con Steve Kazee. Con las luces apagadas, las velas de las mesas encendidas y una sola luz enfocándonos, fue uno de los momentos más románticos que viví ese día, porqué solo existíamos él y yo, nuestras miradas y sonrisas y los “te quiero” que nos dedicábamos. Tres minutos en los cuales se detuvo el tiempo y disfruté de él, abrazándome y mirándome con los ojos medio llorosos.

Fue una gran noche, lo pasamos en grande, reímos mucho, acabamos con las corbatas en la cabeza, las chicas sin apenas maquillaje, todos afónicos. Acabamos la fiesta alrededor de las 5 a.m. con un desfase indescriptible pero, un desfase que volvería a repetir día tras día con las mismas personas: únicas e inigualables.

Y si queréis ver la boda en vivo, entrad aquí, es un vídeo también DIY creado por la novia, Andrea.

Espero que os haya gustado tanto como a mí, sin duda, si me volviera a casar, haría una boda muy similar a la suya.

By Issa

 

Iniciales de la Boda de Nati y Abel, hechas por Inma Vidal, foto vía Toñi Olalla

La boda de Nati y Abel

Buenísimos días!!

Hoy estoy muy contenta, os traigo una boda preciosa, de esas que cada imagen te enamora, que te transmiten el cariño que hay,  y además hoy cumplen otro mes de casados, 6 meses han pasado ya de estas fotos …Se trata de la boda de Nati y Abel, mi compañera blogger de DebodasconNati

Descubrí a Nati, por Inma de Mibodadiy a través de su Instagram.  Cuando comencé a escribirme con Nati, jamás pensé que tendríamos tantisimas cosas en común. Ella es maestra, yo profe de clases particulares,  ella es de Villaverde del Río, mi padre creció allí hasta los 18 años. Yo he he ido de pequeña a la  feria de septiembre, mi primer vestido de sevillanas me lo hicieron allí mis primas. Recuerdo que mi padre antes de morir me dijo que no quería morirse sin volver a Villaverde,y tengo que cumplir yo su promesa y espero conocer a Nati en persona.  La familia de mi padre sigue allí viviendo, y Nati los conoce, elegimos sin saberlo las mismas alianzas para nuestras bodas, incluso elegimos el mismo abanico, ambas somos novias de Pronovias, ambas somos fans de Inma Vidal, ¡cuántas casualidades!….Además Nati es una niña tan dulce, tan dispuesta a ayudar, siempre tiene una sonrisa, y te transmite tan buen rollo, tiene un arte….que es imposible no caer en sus redes!!! ;-)

Su vestido fue el modelo Diango de Pronovias 2014, y ¡como no! para más casualidad igual que yo, ambas elegimos el vestido de la ¡Colección Fashion!

Seguí el día de su boda a través del Instagram de Inma, de hecho me gustó tantísimo la idea de compartir al minuto la boda, que  las copié eso  de compartir las imágenes con un hastag para mi boda. Nati, quería una boda DIY sorpresa para Abel y sus invitados, contó con Inma una magnífica Wedding Planner, que hizo una boda preciosa. Los colores predominantes el mint y los tonos pasteles de esa paleta combinado con rosa palo. De hecho Inma lucía una preciosa camisa acorde con la temática.

Su boda fue el pasado 10 de Mayo de  este año 2014 y empezó así…..

 

 Y recorrió el camino hasta encontrar a Abel…. me encanta el look de sus amigas e invitadas, con esos tocados a cual más bonito!!!

 

 

Nati encargó a Inma un seating plan precioso con la temática de la música, toda una sorpresa para Abel, amante de los vinilos. Con esa misma temática el candy bar, las tarjetas de agradecimiento para cada invitado, el photocoll y las botellitas de zumo para el aperitivo.


Árbol de huellas con notas musicales, toda una sorpresa para la novia que Inma le habñia preparado.

Árbol de huellas con notas musicales, toda una sorpresa para la novia que Inma le habñia preparado.

 

Tarjetas de agradecimiento

Tarjetas de agradecimiento

14_05_10 COMIDA, FIESTA Y PHOTOCALL NATI Y ABEL-1275

A mí me parece una boda muy fresca, elegante y alegre. Me encanta todo, sobretodo la novia que es bellísima por dentro y por fuera,  iba guapa pero que requeteguapa!!!

Si queréis ver más sobre su boda a qué esperáis!!! id a visitad su blog!!! aquí

 

Enhorabuena pareja, os deseo lo mejor en vuestra nueva etapa!!

Fotos de Toñi Olalla

By Issa